Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Assassin’s Creed’

Y como prometí anoche, aquí os dejo las estadísticas para usar en Advanced Dungeons & Dragons a Altaïr Ibn La-Ahad (el protagonista del primer videojuego de la franquicia de Assassin’s Creed) como PNJ, o incluso como PJ si a alguno se le va la olla y el master esta borracho .

Altaïr (Assassin’s Creed) PNJ


Personaje: Altaïr Ibn La-Ahad

Alineación: Neutral Bueno

Raza: Humano

Clase: Hashashin (asesino)

Nivel: 17

Familia: desconocida

Clan: Ismailita

Lugar de origen: Siria

Señor/Patrón: Al-Mualim

Religión: Secta islámica

Sexo: Varón

Edad: 27 años

Clase social: Baja

Altura: 1,83 m

Peso: 75 kg

Pelo: Negro

Ojos: Marrón oscuro

Apariencia: Callado, cabizbajo, ataviado con el hábito blanco y fajín rojo correspondientes a la Hermandad.

HABILIDADES                                                          TIROS SALVACIÓN

FUE

DES 12

CON 13

INT 13

SAB 11

CAR 12

Paralización/Veneno – 13 

Cetro, Bastón o Varita – 14

Petrificación/Polimorfía – 12

Arma de aliento – 16

Conjuros – 15

ARMADURA (CA): 9

PUNTOS DE GOLPE: 74

TABLA de ARMAS

Arma N. At At/Dañ TAC0 Daño Alcance Peso Tam Tipo Vel
Sable 1 +1/+2 12 1D8 4 lb M Cr 5
Hoja oculta retráctil 2 +2/+4 12 1D6 P P/Cr 2
Daga 2 +1 12 1D4/1D3 1 lb P P 2

Aptitudes especiales: Abrir cerraduras 85%, Apuñalar por la espalda +4 al impactar y x5 al daño, Bonificación de +4 para impactar en humanos, Detectar ruido 90%, Escalar paredes 99%, Esconderse en las sombras 80%, Hurtar 90%, Moverse sigilosamente 85%.

 

Hoja oculta: Se trata de un arma silenciosa, discreta, elegante y eficaz; primordial para cualquier maestro Hashashin que se precie, aunque se necesita destreza y entrenamiento para que su uso sea óptimo. Consiste en una afilada cuchilla retráctil que se mantiene oculta a la vista en un tubo de cobre colocado en el brazalete izquierdo. Al activarse el mecanismo, la hoja surge ocupando el hueco del dedo anular ausente, lo que convierte una palmadita en la espalda en un letal aguijonazo, haciendo retroceder la hoja a continuación. Este arma pasaría totalmente desapercibida en un registro, y en un abrir y cerrar de ojos el objetivo está muerto.

Trasfondo:

Altaïr Ibn La-Ahad es un maestro Hashashin proveniente de la fortaleza de Masyaf. Altaïr significa “Aguila” y según se cree, ese es el nombre que sus padres le pusieron al nacer, aunque se piensa que fue abandonado de pequeño. Ibn La-Ahad significa “hijo de nadie”, apelativo que le otorgó su mentor a causa de las condiciones en las cuales lo encontró, crió y adoctrinó. Destacando desde muy joven como alguien excepcionalmente dotado para el arte del asesinato, logró el rango de Maestro Asesino a la temprana edad de 20 años, aunque siete años después fue degradado al rango de aprendiz por haber actuado de forma impulsiva y precipitada, violando los tres preceptos de la Hermandad en una misión que terminó resultando fallida.

Empezó siendo un asesino de naturaleza impulsiva, altanera e impetuosa. Los avatares del destino le han vuelto progresivamente más sabio, y ha aprendido a mostrarse comedido y a ocultar su lado más indómito, a ser paciente, a aceptar humildemente las misiones que le encomiendan y sobre todo a estar totalmente concentrado en la eliminación del objetivo.

Generalmente se muestra distante en las conversaciones, siendo alguien muy parco en palabras, lo que unido a que camina permanentemente con la cabeza gacha y encapuchado le otorga un aspecto francamente sombrío. Se trata de un hombre frío y calculador que ha ido adquiriendo cierta fama en la orden a causa de ser letal e implacable. Su destreza en el combate es admirable, así como también es un notable atleta y escalador.

Cuando camina solo muestra sus manos y la mitad inferior del rostro, quedando los ojos velados por la sombra de la capucha de la túnica blanca que viste. Para el ojo bien adiestrado no debe ser difícil fijarse en que le falta el dedo anular de la mano izquierda, que le fue cortado como parte del ritual de iniciación como Maestro Asesino del más alto nivel. También cabe reseñar una fea cicatriz que le cruza los labios en su lado derecho, aunque el origen de ese corte se desconoce.  Como buen asesino, posee inclinaciones naturales hacia las armas blancas de un tamaño moderado o pequeño y prefiere matar en distancias cortas, aunque tampoco es mal lanzador de cuchillos.

Por alguna razón Altaïr decidió salir de la orden y desvanecerse entre el anonimato. Se cree que sigue errando de ciudad en ciudad, siguiendo el credo de los Hashashin, protegiendo a los débiles y repitiéndose a sí mismo: “nada es verdad, todo está permitido” y “paz en todas las cosas”.

 

Y eso es todo. Haciendo un guiño a todos aquellos que hablan de burda copia, plagio y demás historias, os dejo aquí un enlace al blog Bayuca de mi amiga Ciantarab en el que podéis encontrar al otro «Águila«, en este caso Águila Roja, también como PNJ.

Read Full Post »

Que me perdonen los «puristas» pero llevo un montón de tiempo queriendo hacer esta frikada, y últimamente como ando liado con lo de crear material para FyrweormGraef (mi propia ambientación-mundo de campaña para AD&D) pues parece la ocasión la han pintado calva y los astros me han sido propicios. Así que aquí esta mi primer aporte (al menos público) para FyrweormGraef, una nueva clase de personaje jugable extraida en idea del protagonista del videojuego Assassin’s Creed, quizás entroncable (en origen) con el lado de menor moral cristiana del dungeon, es decir: el Pícaro, Ladrón y Bardo (o sea: el Buscavidas ilegal, el Amigo de todo lo ajeno y el Guitarrista Chuloputas xDDDDDDDD). Bien, pues si se trata de contravenir más leyes divinas y buscarle una cuarta pata al banco, he aquí al Asesino comedor de hachís (y para mañana la ficha de PNJ de Altaïr, que ya la tengo preparada).

 

El Hashashin (también llamado Hashishin o Hashashiyyin) es un maestro asesino experto en dar muerte de forma rápida y discreta al objetivo, asestando golpes efectivos y letales. Según se cuenta en las crónicas de viaje extraídas del diario de Pablo Marcio, los Hashashin son asesinos entrenados y motivados para la eliminación sistemática de sus oponentes. Destacan de igual modo en la infiltración y a la hora de pasar desapercibidos entre la muchedumbre. Trabajan a menudo como ladrones, espías, informadores, asesinos de alquiler o medios de venganza. Su entrenamiento en anatomía, sigilo y venenos les permite llevar a cabo misiones mortíferas con una frialdad y precisión espeluznantes. El nombre por el que se les conoce fue originalmente usado de forma despectiva por sus adversarios, ya que proviene de la palabra hachís, hierba que mastican o fuman en pipa, y término que connota a su vez significados como “paria” o “chusma”.

 

Los Hashashin se organizan en hermandades o sociedades secretas de corte gremial, las cuales se ocultan discretamente en edificios de aspecto común en las ciudades, o asientan sus sedes en remotas fortalezas ubicadas en zonas montañosas alejadas de la civilización. La mayor de dichas fortalezas es la de Alamut, que funciona como cuartel general de la Orden, lugar de adoctrinamiento de los seguidores y punto de desarrollo de la defensa contra fuerzas hostiles. La citada doctrina se resume someramente en 3 preceptos:

1. Apartar la hoja de la carne del inocente.

2. Mantener la discreción y fundirse con la muchedumbre.

3. No comprometer a la Hermandad.


Los orígenes de la orden se remontan a tiempos legendarios, donde se cita al Viejo de la Montaña como Gran Maestre, fundador de la orden e iniciador del culto.  La hermandad posee una organización jerárquica de carácter piramidal, constituida por los siguientes estamentos: Gran Maestre de la Orden, Grandes Parlamentarios, Parlamentarios, Compañeros, y finalmente Anexos. A pesar de ser el escalafón menor, los Anexos son los asesinos más temidos por no conocer el miedo a la muerte, ya que su entrenamiento está orientado al auto-sacrificio con el fin de eliminar al adversario en público. Se cree que el Viejo de la Montaña mantiene a sus fieles en el “jardín secreto del paraíso” y “guarda la llave” del mismo a través de un complejo sistema de administración y consumo del hachís.

En ocasiones los actos de un Hashashin adquieren verdadera relevancia sirviendo (en solitario o en grupo) a los intereses de poderosos personajes, e implican cambios importantes en el devenir histórico. Generalmente el Hashashin trabaja en solitario, pero solo aquellos que destacan como los mejores son capaces de operar sin ningún tipo de apoyo o respaldo por parte de la hermandad.

 

 

Dado de Golpe: 1d6 por nivel. A partir del nivel 10 se le da un bonus de +2 por cada nivel.

Aptitudes especiales: Abrir cerraduras, Apuñalar por la espalda, Bonificación de +1 para impactar a humanos, Detectar ruido, Escalar paredes, Esconderse en las sombras, Hurtar, Moverse sigilosamente.

Puntos de habilidad por cada nivel: 30 puntos a partir del 2º nivel.

Equipo básico: Sable, Daga, Hoja oculta retráctil, Atuendo de la orden (túnica blanca y fajín rojo), Armadura ligera de cuero, 1000 monedas de oro.

 

Hoja oculta: Se trata de un arma silenciosa, discreta, elegante y eficaz; primordial para cualquier maestro Hashashin que se precie, aunque se necesita destreza y entrenamiento para que su uso sea óptimo. Consiste en una afilada cuchilla retráctil que se mantiene oculta a la vista en un tubo de cobre colocado en el brazalete izquierdo. Al activarse el mecanismo, la hoja surge ocupando el hueco del dedo anular ausente, lo que convierte una palmadita en la espalda en un letal aguijonazo, haciendo retroceder la hoja a continuación. Este arma pasaría totalmente desapercibida en un registro, y en un abrir y cerrar de ojos el objetivo está muerto.

Niveles de experiencia del Hashashin:

Nivel Px necesarios

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

1.500

3.000

6.000

15.000

30.000

60.000

112.500

210.000

225.000

450.000

675.000

900.000

1.125.000

1.350.000

1.575.000

1.800.000

2.025.000

2.250.000

2.475.000

Read Full Post »