Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘Ambientación’

Como lo prometido es deuda, aquí dejo la nueva aventura Victoriana que he escrito con motivo del lanzamiento de la Edición Primigenia de la Llamada de Cthulhu: El Caso del Geólogo ahogado. La aventura y su autor viajaron hasta Córdoba en un lluvioso fin de semana donde se jugó, se disfrutó, y se llevó hasta su terrible final de forma completa y (en mi opinión) con total éxito. Incluso hasta podría decir que a pesar de sus 40 páginas, se nos quedó corta. Después del testeo ha sido mejorada a su versión 2.0, y se han añadido las hojas de PJ de quienes la jugaron como personajes pregenerados listos para jugar.

La portada, basada en las publicaciones del Strand Magazine

Sinopsis:

Agosto de 1897. Aparece el cadáver de un reputado geólogo noruego en las playas del Norte de Yorkshire. Mientras tanto se prepara una exposición de estelas pictas en un pequeño museo local. Una maldición ancestral navega a bordo de una goleta rusa proveniente del Pacífico. Un irlandés excéntrico y borracho escribe un libro que le llevará a la fama. Un grupo de extranjeros llega a la ciudad. Asesinatos, robos, desapariciones, cultos ancestrales, monstruos, brujería, paganismo…

El misterio aguarda bajo las aguas de Whitby.

PARA DESCARGAR LA AVENTURA  [CLICKAR AQUÍ]

PARA DESCARGAR LAS AYUDAS (HANDOUTS) [Han sido incluidas en la versión final del documento de la aventura]

Personajes importantes: los amonites

También como regalo extra friki he añadido una selección de músicas de diverso origen que usé como banda sonora durante el masteo de la aventura, adaptadas a cada escena.

PARA DESCARGAR LA MÚSICA [CLICKAR AQUÍ]

Read Full Post »

Hola a todos cripteros!!

Aquellos de mi entorno más cercano sabrán ya de sobra que llevo casi un mes y medio preparando y escribiendo una aventura para la Llamada de Cthulhu en su ambientación Luz de Gas, por aquello del lanzamiento de la nueva Edición Primigenia de Edge y también por hacerle un homenaje personal al juego que tan buenos ratos nos ha hecho pasar.  La aventura esta terminada, completamente redactada y maquetada en pdf; Cthulhu y Dagón mediante, la mastearé a lo largo de este fin de semana y supongo que la colgaré aquí a lo largo de la semana que viene.

Pero vamos a lo que vamos, qué pasa cuando vas a salir de casa con tu mochila rolera a la espalda y a última hora recibes un sms de tus jugadores diciendote: «killo traete música para ambientar la partida…» (a mi me ha pasado) y tu no tenías nada pensado!!! Cuando juegas un juego de terror, como el que nos ocupa, todo el que tiene un poco de gusto por el cine sabe que el recurso de última hora es SIEMPRE coger el CD con la tan trillada BSO de Drácula de Bram Stoker que compuso  Wojciech Kilar en los 90. Y cuando es cualquier juego en el que aparezcan caballos y espadas, te pillas Conan el Bárbaro de Basil Poledouris y vas que chutas. Esto es así.

Drácula, un clásico mu socorrío...

Pero qué ocurre cuando te vuelves un «máster exquisito». Todos sabemos que no hay nada que rompa más el ritmo de una partida que los jugadores frikis diciendo «esta música es de la peli Willow, de cuando el Madmartigan se cae de culo« o directamente poniéndose a silbar alguna de las melodías. Yo siempre he pensado que la clave para que esto no ocurra es, si vas a usar bandas sonoras de cine, usar temas secundarios (que no recordarán fácilmente) y sobre todo mezclar pistas de diferentes orígenes (películas, videojuegos, música clásica, chill out, rock sinfónico, canto gregoriano…).

Ahora vamos a ver qué nos puede servir para manipular los sentimientos de nuestros jugadores a través la música. Siempre que me planteo un tema rolero durante más de tres horas, vengo aquí y escribo un artículo pensando que le puede servir de algo a alguien ahí fuera, así que estudiemos la siguiente selección como un repaso a la lista de los 40 Principales para Cultistas y Profundos:

Four Shadows / Eternal Lies Suite: Empecemos por lo obvio, no? Tu tienes un juego de rol y quieres ponerle música acorde, pues aquí tienes dos discos de música ambiental compuesta por los creadores de «El Rastro de Cthulhu» expresamente para su juego. El compositor se llama James A. Semple. Ambos discos funcionan francamente bien, como es lógico y natural. Algunos temas se inspiran en lugares (como el del Tibet) y otros en visiones de los Mitos. En estos discos se encuentra facilmente ese sentido de lo ominoso que refleja Lovecraft en sus relatos. Muchas veces encontraréis inspiraciones momentáneas estilo jazz que le dan algunos solos de piano y saxo muy acordes con el juego en los años 20 y 30. Esto esta genial y aporta ese ambiente noir de soliloquio con gabardina y cigarrillo en una calle oscura.

H.P. Lovecraft’s Dagon: Banda sonora de la película «Dagón, la secta del mar» de Stuart Gordon. Su compositor se llama Carles Cases. La peli tenía sus más y sus menos, vale, pero la BSO es altamente aprovechable. Esta me ha sacado de más de un lío. Acojona bastante y viene que ni pintada; tiene tanto música ambiental y cantos de sirena como coros de Profundos gritando «Iä! Iä! Cthulhu Fhtagn!».  No me digáis que no mola. Como diría el Conde Jayan, es un must have.

Atmosfear: Si niños, ¿recordáis aquel juego de sobremesa de principios de los 90 donde un grupo de niños hablaban con un encapuchado en la tele? Bien pues al cabo del tiempo salió una versión para PC, para que jugaran los niños tristes y solitarios que no tenían amiguitos que invitar a casa (como yo). El juego de PC era super-cutre ya para cuando salió, pero traía (atención que esto es la monda) un CD de «música» aparte que tenías que poner en la mini-cadena mientras jugabas al juego en el ordenador (si, era así de cutre, el juego no incluía su propia música). El caso es que encontré esta joya en el mercadillo de los domingos y descubrí, para mi sorpresa, que el CD de audio tenía solo 1 pista continua (como un vinilo, digamos) que duraba una hora; esa pista incluía gruñidos, golpes, risotadas macabras, siniestra música fúnebre de órgano y cosas así. Yo lo usé cuando empecé a mastear la Llamada y acojonaba bastante, sobre todo si masteas en el interior de un coche aparcado en mitad de un bosque en pleno invierno, con las ventanillas cubiertas de vaho…

Call of Cthulhu – Dark Corners of the Earth: Esta es la banda sonora del videojuego homónimo. Era una aventura gráfica de bastante calidad (creada por la gente de Chaosium, los del libro de rol) que nos hacía vivir en primera persona el módulo «Escape from Innsmouth». El videojuego esta muy bien, pero la música tampoco es muy allá que digamos. Son piezas orquestadas de forma digital y se nota (negativamente hablando). Siempre se dice que las BSO de videojuegos funcionan mucho mejor que las de las películas porque están hechas para sonar de fondo durante largos periodos de tiempo mientras juegas, y las de las películas tienen que adecuarse a la acción. Esta en concreto no tiene nada que la relacione con Cthulhu especialmente, ya que podría ser la BSO de cualquier otro juego de intriga y misterio.

Si tiene un detalle curiosete del que hablaremos más tarde: un par de canciones de música popular de los años 20 llamadas «Smile at me baby» y «Dreams of the future» que se oyen con la suficiente jarilla como para que parezca un disco de pizarra. A los que tengan cultura popular, este tipo de música os recordará a partes iguales a Radio Galaxia del Fallout 3 y a las películas de Woody Allen.

Ahora nos saltaremos rápidamente discos muy recomendables como las BSO de películas como King Kong (la de Peter Jackson, eso si, por partes), The Illusionist, The Mist, The Mummy (para vuestras partidas más Pulp en el lejano Egipto), y pasaremos de puntillas sobre las de La Herencia Valdemar y la Sombra Prohibida (que tampoco son gran cosa) para llegar a lo que llamo el Cultist Top Ten (aunque son solo 8). Problema: Tienes una secta en tu partida, y todos sabemos lo que les gusta hacer a los sectarios: ponerse capuchas negras, escribir cosas raras, apuñalar vírgenes, y cantar a coro. Solución:

The Omen: La BSO de la película que aquí conocemos como «La Profecía», la viejuna, la de verdad. No me miréis raro, los satanistas son sectarios al fin y al cabo, verdad? Su «Ave Satanis» funciona a las mil maravillas cuando hay que tirar y perder Cordura.

Rosemary’s Baby: En la misma linea satánica tenemos «La semilla del Diablo». Esta funcionará mejor o peor según la aventura que tengáis escrita. También esta muy bien, sobre todo en historias que impliquen niños.

The Wicker Man: Pasamos del satanismo al paganismo. En este caso hay dos versiones correspondientes a dos películas: la antigua, con Christopher Lee, que parece escrita por Pink Floyd, y la nueva de Nicholas Cage (que como película es bastante más mala) pero tiene una banda sonora más siniestra. La gente se ríe de mi cuando digo que me dan miedo estas películas.

Young Sherlock Holmes: BSO de la peli conocida en España como «El Secreto de la Pirámide». Otra secta, en este caso egipcia, la del Rametep. Coros cultistas a cascoporro y ambientación Victoriana londinense en este caso. Para Luz de Gas viene genial.

The Da Vinci Code: BSO de la peli «El Código da Vinci». En este caso la secta sigue a María Magdalena pero el rollo es el mismo. Ropa rara, máscaras raras, y orgías con señores mayores. La música mola bastante pero hay que seleccionar con cuidado porque os puede quedar un rollo muy cristológico. Allá vosotros.

Eyes Wide Shut: Hablando de orgías con señores mayores, en este caso tenían lugar en la mansión de Hugh Hefner. Esta BSO de la película homónima de Stanley Kubrick también me ha sacado de más de un apuro. La parte de la secta y los cánticos funcionan a la perfección.

Música Cthulhiana: Esta gente son unos alemanes (si no recuerdo mal) que componen música ambiental para jugar partidas del juego de rol, y tienen ya 4 o 5 discos en el mercado. Si no los he citado antes es porque su música es sórdida y rara de cojones, y sirve perfectamente para dejar totalmente picuetos a tus jugadores. Incluyen sonidos del mar, gritos en psiquiátricos, cánticos atonales, y en general música sórdida. Yo la he usado, pero para breves momentos (la escucha prolongada provoca pérdida de cordura).

Dead Mans Hill – Esoterica Orde de Dagon: Un estilo al anterior. Atonal, bizarro, extraño, chirriante, y muy cultista. Solo para iniciados.

Otras cosas raras que se me han ido ocurriendo a lo largo de las partidas que masteé han sido, por ejemplo, coger un disco de cantos ortodoxos rusos, meter algunas pistas en un programa de edición de sonido, invertir las voces y ralentizarlas. Incluso a veces les he metido eco. Por poco que toquetees uno de estos programas podrías sorprenderte del resultado, convirtiendo un «éxito» de las Spice Girls en un cántico a Nyarlathotep.

También me gustaría comentar el asunto de incluir en vuestras partidas música propia de los años 20 y 30 del siglo pasado. A mi, como historiador me tira mucho investigar en las costumbres de la época en que se juega, aunque supongo que a alguno le pueda parecer una gilipollez. Lo hice con Alatriste y aquí también. En este caso por poco que mires en la red puedes encontrar canciones apropiadas para ambientar, por ejemplo, el momento en que tus PJs llegan a un club nocturno, o el instante en que encuentran un cadáver despedazado y una extraña música de baile suena en el gramófono.  Estamos hablando de los locos años 20, así que sois totalmente libres de colar Ragtime, Vamp, Charleston, Jazz y cosas así. En cualquier caso si esto se os antoja difícil de encontrar, os dejo aquí mi propia colección personal que os sacará las castañas del juego a más de uno.

[Para descargar la recopilación de música de los años 20 CLICKA AQUÍ.]

Read Full Post »